Danzad, danzad…¡malditos!

Chema y Alfonso terminaron el viernes su curso de danza contemporánea impartido por Chevy Muraday. Durante 15 días han estado acudiendo puntualmente a sus clases en la Escuela de Víctor Ullate. Han sido dos semanas de dolores y mucho esfuerzo pero han merecido mucho la pena.

“Feliz y triste al mismo tiempo… Feliz porque he realizado uno de los cursos más bonitos de mi vida, donde he disfrutado como nunca y aprendido gracias a un bailarín inmenso, genial profesor y persona maravillosa… Chevy Muraday. Es tanto lo que me llevo de este curso que solo puedo dar gracias y gracias. Triste porque se acaba.”

Chema Moro dixit.

“Con agujetas en zonas de mi cuerpo que ni siquiera sabía que existieran me despido de un curso con mayúsculas. Un curso de verdad, con lo difícil que es encontrar hoy en día eso… quince días de continuo descubrimiento, de buen rollo, de disciplina, de sangre, sudor, lágrimas y un montón de moratones estratégicamente situados para no dejar dormir a gusto. Creo que salimos todos un poco más grandes, al menos, mucho más estirados. Muchas gracias, Chevy! Tu nombre lo dice todo: tienes el carisma, la elegancia, la pulcritud y el estilo de los míticos Chevrolets. Me vuelvo a la cama a descansar”

Alfonso Mendiguchía dixit.

Y es que, amigos, el gusanillo de la danza nos ha picado a los tres componentes de Absur2 y yo qué. Este curso ha terminado pero seguimos acudiendo a clases de baile. Eso sí, cada uno su especialidad. Mientras que Chema continúa más feliz que una perdiz con sus clases de regulares de jazz en la Escuela de Karen Taff; Patricia y Alfonso siguen golpeando con saña semanalmente el suelo en sus clases de claqué de la mano de T.J.
Y es que en este oficio hay que reciclarse y educar bien al cuerpo. Al fin y al cabo, es nuestro instrumento de trabajo. Os dejamos un par de fotos para que veáis que hemos sido unos alumnos muy aplicados.

Alfonso y Chema en clase de danza contemporánea.
Alfonso y Chema en clase de danza contemporánea.

Alfonso y Chema en la Escuela de Danza de Víctor Ullate.
Alfonso y Chema en la Escuela de Danza de Víctor Ullate.

Anuncios

Pongamos que hablo de Usera (Kubik Fabrik…)

Érase una vez un sueño llamado Kubik Fabrik

Erase una vez una compañía que soñó que podría montar un espacio cultural en un barrio de Madrid, pongamos que hablo de Usera. Soñó con una sala para hacer teatro, pero no cualquier cosa, para hacer buen teatro. Buscaron y buscaron y encontraron una nave industrial para alquilar. Soñaron con la decoración, eligieron los colores perfectos, aprendieron carpintería y, entre todos, consiguieron convertir una nave industrial en una sala preciosa donde contar y compartir historias con los vecinos y demás gentes que quisieran acercarse. Lo dejaron precioso. ¡Hasta la taza del w.c. era bonita!

Soñaron con ser originales y que todo aquel que pasara por allí se llevara un recuerdo. ¿Cómo podrían conseguirlo?

-¡Ya está!-dijo uno de ellos. Y continuó mientras todos le escuchaban con atención.-  ¿Qué os parece si la entrada es una chapa con el dibujo del cartel del espectáculo que vienen a ver? Todos asintieron y se pusieron a ello.

Y comenzaron a programar buen teatro. Poco a poco se iban dando a conocer y la gente del barrio parecía encantada con la idea, ya que quedaban pocos centros cívicos abiertos por la zona.

Pero un día, un hombre del Ayuntamiento los llamó al orden: “Una vecina se ha quejado de que la gente hace ruido al salir fuera” dijo con voz grave y amenazante y sin dar más explicaciones, precintó el recinto.

-¿Por una vecina?, ¿qué vecina?,-Yo nunca he oído nada, ¿y tú? –Yo tampoco. Se repetían incrédulos sin poder quitar los ojos de la puerta precintada.

-¿Y qué podemos hacer?- se atrevió a preguntar uno de ellos.

-Tendréis que cumplir una serie de normativas que os van a costar más de un saco de dinero, dijo el hombre del ayuntamiento.

La compañía se reunió y llevaron todos sus ahorros consigo, entre todos no llegaban para pagar todas las reformas que les solicitaban; así que salieron a la calle a pedir dinero a sus amigos, a sus padres, a sus tíos…Pero como, aún así, seguía sin ser suficiente, pidieron dinero a cualquier persona que quisiera colaborar en su proyecto. Consiguieron cumplir con todos los requisitos en Navidad y felices pusieron sus zapatos a los Reyes Magos, esperando un buen regalo por parte del ayuntamiento, que a esas alturas ya había perdido  la mayúscula. Habían hecho todos los deberes que les habían puesto rápida y eficazmente.

Pero se encontraron bajo el árbol una carta que les decía que su sala era tipo 4.

-¿Qué significa eso? – preguntó uno.

–Piensan que somos algo así como una discoteca  -respondió otro.

–Ya, pero ¿qué significa eso? -continuó preguntando el primero.

–Que tendremos que insonorizar toda la sala -respondió otro. Se hizo el silencio.

-Y eso… ¿cuánto dinero más nos va a costar? -preguntó tímidamente otro sin saber si quería conocer la respuesta a su pregunta.

50.000 euros más. (Esto sonó como un carpetazo rotundo).

Pummmm. Y un pitido continuo, leve pero molesto. Piiiiiii… Como el sonido de una máquina conectada a un corazón muerto.

–          No hay nada que hacer, lo hemos perdido… se fue

Y mientras salían por la puerta de lo que ya parecía un tanatorio alguien les vio y les hizo una reverencia.

–          Es a nosotros?

–          Y a quién si no?

Y se sumó un mecánico que pasaba por allí e hizo otra reverencia.

Y luego el fontanero.  Y la señora Paca, la del cuarto, que nunca entró en el local pero siempre pasaba con una sonrisa por delante

Y el panadero y el frutero y el carpintero y la hija de Paca, que sí había entrado muchas veces, y un parado y otro parado y otro que iba con las manos en los bolsillos y el pitillo entre las comisuras… Y todos hicieron una reverencia

Y ya casi no se oía el pitido porque comenzó a sonar la música, tímida, unos acordes… pim para pum… y otros acordes… pam para pumpim

Y, como en una película de Fellini, apareció una hilera de guirnaldas y una mesa con mucha comida y un tipo en zancos que perseguía a un cabezudo que perseguía a una mujer que perseguía a un niño que no quería obedecer. Y siguió la función, porque para suspender la función hace falta mucho más que un tipo serio de bigote que llega con una orden bajo el brazo de no se sabe quién por no se sabe quién siguiendo las órdenes de otro quién que se esconde debajo de la mesa.

¿Y saben qué? No sabemos quién es ese quién, ni nos importa. Probablemente ni siquiera haya un quién, porque nunca hay un quién… eso es lo triste, que al final nunca hay un quién…

Tampoco sabemos cómo va a terminar la historia, si al final de la fiesta a alguien le entrará la vergüenza y se decida a salir del escondite o si pondrán un listón de madera cruzando la puerta de par en par. A nosotros nos encantaría que terminara con el niño desobediente persiguiendo al zancudo mientras un cabezudo sonriente levanta una copa y todos, incluso la señora paca, la del cuarto, que nunca bebe, brindan por un final feliz a esta historia –una más- de incongruencias, ineptitudes, mezquindad y ruina cerebral. Y si no es así… Que siga el espectáculo que podéis estar orgullosos de haber creado un pedazo de sueño en un barrio de Madrid, pongamos que hablo de Usera.

Desde Los Absurdos os mandamos un millón de ánimos, abrazos y aplausos… Parapim pum pam pum.

Plan de sábado noche.

Quizás no tengan planes para esta noche y no quieran pasarla tirados en el sofá. O han dejado San Valentín para última hora y ahora estén recibiendo presiones externas de hacer algo diferente. Aquí les mostramos el mejor plan para un sábado por la noche único, especial, absurdo. Vengan a ver esta noche Desnudo nadie es perfecto a las 23:15 horas en La Escalera de Jacob. Chema Moro y Alfonso Mendiguchía estarán esperándoles con los brazos abiertos y dispuestos a compartir sus dudas e inquietudes con todos ustedes.

Una pequeña reflexión de la vida, de las pequeñas cosas que hacen único al ser humano. Si ustedes son de los que no pueden evitar abrir la boca cada vez que miran al techo o no se explican cómo el premio Nobel de la Paz se lo puede llevar el presidente de la mayor potencia armamentística, no se lo pierdan. Porque ustedes, son de los nuestros.

¿Quiere saber cómo se escribió el último capítulo de Los Serrano? ¿Cómo es posible que Jorge Sanz aún no haya aprendido a hablar? ¿Quiénes son esas personas capaces de sobrevivir en una isla desierta con un kiwi pelado y un bote de laca? ¿Cómo murió Francis Bacon? ¿O Atila, el rey de los Hunos? Nosotros tenemos las respuestas y estamos ansiosos de compartirlas con ustedes. Pero por si no le hemos convencido, eche un vistazo a quienes ya conocen las claves que hacen al ser humano absurdo. http://bit.ly/VWRItZ ¡Ah! Y por favor, no le busquen ningún sentido lógico a esto. Nos ha salido así, sin pensar.

Chema Moro y Alfonso Mendiguchía, dos absurdos muy lógicos.
Chema Moro y Alfonso Mendiguchía, dos absurdos muy lógicos.

¿Qué harías con tu vida si el dinero no importara?

¡Buenos días, absurdos! Hoy, es el día de los enamorados. Un día inventado por las grandes multinacionales que están acabando con los pequeños comerciantes.Hemos reflexionado y debatido durante horas sobre la celebración de este día y la conclusión ha sido unánime: “No estamos de acuerdo con su celebración”, Absur2 y yo qué, dixit. Tal vez sea el día más absurdo del año. Bueno, cabalga a la par con el día de los difuntos, las fiestas de graduación, el baile de la Rosa, las puestas de largo, los posados veraniegos de la Obregón… Aunque no hemos llegado a una conclusión certera de cuáles de los aquí mencionados nos da más dentera.
Pero aún así, como os queremos y algunos estáis esperando que alguien tenga con vosotros un detalle romántico, os vamos a hacer un regalo. Un regalo absurdo, pero probablemente por eso mismo, sea bueno para alguno de vosotros. Compartimos con vosotros este vídeo que dura tan solo tres minutos. Y os invitamos a que hagáis una reflexión: ¿Qué harías con tu vida si el dinero no importara?

Si una cosa nos tomamos en serio desde Absur2 y yo qué es nuestra felicidad, nuestra vida, nuestra profesión. Digamos que nos hemos juntado tres “locos” con una misma pasión y una misma filosofía de vida. Hemos luchado por hacer con nuestras vidas lo que nos ha apetecido, desoyendo sabios consejos, pero ¿sabéis una cosa? Nosotros somos felices así. Pobres, pero felices. Muy felices. Al contrario que la mayor parte de la población, vamos con una sonrisa a trabajar, y cuanto más, mejor. No nos importa madrugar, ni viajar de noche, ni las cargas y descargas, ni la incertidumbre. ¿Por qué? ¿Cómo hemos conseguido eso? Porque nos gusta lo que hacemos. Porque nuestra pasión es nuestra profesión. Así, como si el dinero no importara. Ahora te toca a ti. ¿Qué harías con tu vida?… ¡Hazlo!

LOS ABSURDOS Teatro en un estudio de grabación.

Ayer no era nuestra primera vez, pero estábamos nerviosos como el primer día. Aunque no se nos puede tachar de miedosos, al ver el micrófono tan cerca, nuestras gargantas se cerraron. También, hemos de explicar, que empezamos de buena mañana. Que las 11 no son horas para empezar a cantar. Y claro, pasó lo que ya nos veníamos temiendo, los gallos salían a borbotones. Menos mal que Julio, nuestro técnico, músico y amigo, tiene más paciencia con nosotros que el Santo Job. (Expresión muy de nuestras madres). Finalmente, le echamos agallas y está todo listo y retocado para que podáis disfrutar de nuestras cálidas y aterciopeladas voces este domingo en La isla de las luciérnagas. Recordad, a las 18:00 horas en La Escalera de Jacob.ImagenImagenImagen