Razones absurdas para ver A protestar a la Gran Vía

Seguro que algún día te has levantado de la cama, has ido al baño, te has mirado en el espejo, casi a ciegas te has preparado un café y al echarlo en la taza se ha desparramado la mitad por la mesa. Después has bajado al garaje y  has descubierto la rueda del coche pinchada. Has llegado tarde al trabajo, el jefe te ha echado la bronca y la profesora de los niños te ha llamado para anunciarte que los expulsan del colegio. La comida te ha quedado sosa y el tiramisú ‘casero’ de postre ha resultado ser una estafa. Es posible que tu pareja se haya pasado la tarde con otro/a mientras tú recogías los trajes de la tintorería, hacías la compra, cortabas el césped, y eras incapaz de terminar un sudoku con el que llevas tres semanas… Sí, seguro que te ha pasado y sé lo que has pensado: ‘Vaya un día de mierda, esto no hay quien lo arregle’. Pues por eso tienes que venir a ver ‘A protestar a la Gran Vía’ porque te pase lo que te pase durante el día, después de vernos te irás con una sonrisa a la cama. Cien por cien asegurado.

A protestar a la Gran Vía en el Off de La Latina

Querido absurdo;

Antes que nada queremos escribir una NOTA ABSURDA Y ACLARATORIA:

Por si no te has enterado el Off de La Latina, anteriormente conocido como Escalera de Jacob, posteriormente llamado Off de La Latina, que más tarde cambió su nombre por Escalera de Jacob La Latina y ahora reabre sus puertas bajo el segundo nombre de Off de La Latina ¿te has perdido? Bueno, que ya está en marcha.

El nombre no está tan claro, lo que sí está claro es que siempre cuentan con nosotros y nosotros acudimos fieles a su llamada. También tenemos clara la dirección, apunta que te pierdes: Calle Mancebos, 4. Así que, nosotros volvemos a su escenario llenos de alegría pero con ganas de protestar porque otra cosa no, pero quejarse, se queja mucho la gente.

Lo haremos los sábados a las 23:30 horas y para celebrarlo, este sábado os ofrecen a todos un 2×1 en tus entradas.

¡Te esperamos, absurdo!

 

Unos se van y otros llegan…

Unos se van y otros llegan… la vida es así, no la he inventado yo. Pero lo importante es que tanto los que emigran como los que desembarcan nos hacen absurdamente felices. Anoche despedimos con todo el amor del mundo a tres tipos que se han ganado por simpatía, por entrega, por saber hacer y, sobre todo, por ser como son, nuestra mayor distinción de ‘Absurdos de honor’. Juan, Parker y Yered os seguiremos allá donde vayáis. Sí, es una amenaza, pero os lo habéis ganado a pulso… Si queríais libraros de nosotros, haber sido más idiotas. Y, de paso, ayer, a las doce en punto de la noche, dimos la bienvenida a la nueva ‘boss’ del bar, a nuestra Mariajo, absurda de pro, a la que deseamos toooda la suerte del mundo, porque trabajo, interés y dedicación sabemos que le sobran.