Con todas nuestras fuerzas…

FELIZ Y ABSURDO 2016

Anuncios

Balance absurdo del 2015

Se acerca el fin de año, y no podemos evitar hacer balance del 2015, absurdos.

Ha sido un año absurdamente duro, pero duro de verdad. Os ponemos en situación cual si fuéramos azafatas del 1, 2, 3…

“Han sido un total de:  293 funciones repartidas en 15 espacios distintos; 10 montajes diferentes con 6 textos nuevos; 317 días de actuaciones entre unas cosas y otras y más de 15.000 kilómetros recorridos con el coche absurdo, que está aguantando como un campeón; 15 personas más han trabajado con nosotros a lo largo de este año y hemos conseguido trabajar con 21 empresas distintas.

Y os preguntaréis… ¿Cómo es posible? No sabemos deciros. Lo que sí sabemos es que no hemos parado por seguir con nuestro sueño de hacer lo que queremos y lo que nos gusta. Y que todo lo hemos hecho con el mismo cariño, ilusión, ganas  y alegría. Hemos logrado grandes cosas este año y hemos dado pasos de gigante. Gracias a tanto esfuerzo y trabajo este año el sello absurdo se ha ido expandiendo como la pólvora.

Como podéis ver, la oficina absurda no para nunca de maquinar, enviar proyectos, llamar a puertas, enviar mails… no conoce días libres, ni festivos, ni horarios de trabajo, pero cada vez funciona mejor.

A estas alturas del año estamos extenuados, pero muy orgullosos de todo lo que estamos consiguiendo con nuestras manitas. Unas manitas cada vez más unidas y a las que se han ido sumando otras manitas que creen en nuestro absurdo proyecto y nos están quitando mucho trabajo y facilitando mucho más la vida.

Gracias a todos los que nos habéis apoyado, animado a continuar y nos habéis levantado cuando caíamos, que este año hemos de confesar que han sido muchas veces.

Nos emociona hacer balance y pensar que, a pesar de este año sin respiro, seguís ahí. Por eso, pedimos al año nuevo disfrutarlo con todos vosotros. Deseamos con todas nuestras fuerzas absurdas- que ya veis que son muchas- que el 2016 nos venga más fácil, que no cueste tanto todo, que nos bajen el IVA cultural y que podamos tener más tiempo libre para veros.

¡Os deseamos FELICIDAD A TODOS Y TODOS LOS DÍAS DEL AÑO! 

 

 

Y son ya 135 años los que el Lara lleva en pie.

Ayer vivimos un día mágico en la Bombonera de Don Cándido, más conocida como Teatro Lara.

Tuvimos el inmenso honor de ser los anfitriones por un día y abrir las puertas del Lara por primera vez en su historia en un recorrido por sus rincones ocultos, que preparamos con todo nuestro amor por el teatro, y en especial, por este teatro.

La ocasión la pintaron calva: había que presentar el libro La historia del Lara, escrito por Antonio Castro, cronista de la Villa, con la colaboración de la Fundación Lara.  Y Antonio Fuentes, un hombre mucho más de teatro de lo que él mismo se cree y con una mirada limpia y bonita del mundo, una vez más, demostró su confianza en nosotros dándonos esta oportunidad y dejándonos hacer.

Fue una tarde entrañable y mágica por lo especial de la cita, por tantas caras amigas y por tener la oportunidad de actuar frente a esos actores de teatro “de toda la vida”. Ana María Vidal, Manuel Galiana, Angel Fernández Montesinos y tantos otros y tantas…

No queremos olvidarnos del equipazo del Lara. Una vez más nos han vuelto a demostrar todos y cada uno de ellos, que son grandes profesionales con una calidad humana insuperable y que están siempre “todos a una como Fuenteovejuna”. A todos os queremos y estamos orgullosos de poder decir que nos sentimos parte de vuestra pequeña familia. Gracias por volcaros tanto con nosotros en todo lo que hacemos.

Saray, por andar siempre en la sombra cuidándonos; David, por estar siempre; Manolo, por tu manera de ver el mundo tan bonita.

Y un último agradecimiento, al Centro Dramático Nacional por acudir raudos a la llamada absurda y dejarnos todo cuanto les pedimos y vestirnos tan guapos.

En fin, sin palabras y con los ojos todavía empañados, os damos las gracias a todos: a los que colaborasteis, a los que vinisteis y a los que nos escribisteis o llamasteis ayer con vuestros mejores deseos.

Ni qué decir tiene que la foto es de nuestro absurdo, Manolo Pavón. Otro ejemplo de lo que nosotros llamamos un pavonazo.

Y como nos despedimos ayer:

“Vengan al Lara hoy mismo

que mientras quede en pie de éstas una sola butaca

aunque ustedes no sean monarcas

éste será para siempre

su real sitio”.

 

 

Felicidades Manolo

Hoy hay un absurdo de estreno. Manolo Pavón, nuestro Manolo, se va a estrenar esta noche ‘Palmeras en la Nieve’. Y se va con nuestra absurda Patricia. Los dos ahí, junticos, elegantes y guapos como son ellos. Y el resto de absurdos, aunque en casa, pues tan contentos. Qué vamos a decir de Manolo que no veamos en sus fotos. Es un grande, el mejor y como se hace querer, pues no podemos sino quererlo. Mucha mierda esta noche, Manolo, para hoy y para siempre. Eres un gran absurdo, el más grande por derecho, así que lo único que podemos hacer es mandarte no uno, sino mil besos!!!.

Abrimos las puertas del Teatro Lara para ti…

Pero, ¿a quién se le ocurre hacer un teatro en barrio excéntrico, de acceso difícil, sin tranvías próximos y entre callejuelas angostas y poco simpáticas? Va al fracaso seguro, por meterse donde no le llaman”.

Así lo vaticinó en su crónica un redactor del diario ABC el día del estreno, y se quedó tan ancho. Ignoro la valía del periodista, pero desde luego dotes para la adivinación no tenía…  Y es que la Bombonera de Don Cándido Lara sigue levantando el telón cada día desde que lo hiciera por primera vez un 3 de septiembre de 1880.

Y son ya ciento treinta y cinco  años de aplausos corriendo calle abajo por la corredera de san Pablo; ciento treinta y cinco años latiendo en los actores, directores, sastres, regidores y aquel señor bajito que siempre andaba apuntando; ciento treinta y cinco años de encuentros trasnochados, de comedias hilarantes, de mil dramas sufridos por actores bien amados; butacas, candilejas, tramoyas, decorados…  Ciento treinta y cinco años en los que se funden lo vivido y lo soñado, lo aplaudido y  lo pitado, lo real con lo falsario. En definitiva, ciento treinta y cinco años de uno de esos lugares míticos por mágicos, en los que el tiempo se mide sin futuro y sin pasado, detenido en el presente que se está representando.

Y hoy se abren las puertas para contar la historia de este espacio, el caleidoscópico retrato de un teatro  que soñó aquel carnicero que respondía al nombre de Cándido. Y ustedes están invitados cual si fueran la claque de antaño, aquellos jornaleros del aplauso que arrancaban los vítores de un público entregado.

Recorreremos con ustedes la zona noble con su palco y su saloncito; el parnasillo donde los autores peleaban sus escritos, y el olor a maquillaje de los camerinos. La tramoya, los retales de telones, los angostos pasillos… Y, a lo mejor, hasta vemos un fantasma y un furtivo pasadizo que hoy conduce a ningún sitio. Y saldremos al final del laberinto al escenario, donde, desde hace ciento treinta y cinco años, todo brilla con más brillo.

¡ÚNICA FECHA!    15 DE DICIEMBRE.

Recorre los pasillos del mítico Teatro Lara de nuestra mano. Un recorrido teatralizado con sello absurdo. ¡APÚNTATE AL SORTEO AQUÍ!