LOS CHICOS DE LA PORTADA

LOS CHICOS DE LA PORTADA

Aclamados y reclamados a lo largo y ancho de este mundo. Chema Moro y Alfonso Mendiguchía, los protagonistas de Desnudo nadie es perfecto, hoy por hoy se dejan ver principalmente en La Escalera de Jacob. De hecho, protagonizan la portada de la programación de Enero de La Escalera de Jacob.

Así son ellos. Lo mismo posan para Vogue que para la Escalera, que para la policía. Desnudo nadie es perfecto cumple 4 añazos y para celebrarlo como se merece y para que no falte nadie, lanzamos una oferta especial para este miércoles 15 de Enero. Puedes venir a verlo por solo 3 euros. En La Escalera de Jacob. Lavapiés. !Larga vida a Desnudo nadie es perfecto!

http://www.atrapalo.com/entradas/desnudo-nadie-es-perfecto_e54083/

Anuncios

Así se hizo…TIERRA DE NADIE.

Mañana estrenamos nuestro cuarto montaje: TIERRA DE NADIE. Desde aquí, queremos dar las gracias a todos los amigos que nos han ayudado a hacer realidad este sueño. Manolo Pavón, por todo el material audiovisual (teaser, cartelería…); Julio Díaz por sus músicas; Reme Gómez, Luz Valdenebro, Fran Perea y David Tortosa por prestarnos sus voces; Ferrán por esa preciosa y difícil escenografía; Nines G. Cano, por el precioso vestuario que realizó a medida en tiempo record y Alberto Velasco, por su preciosa coreografía. Gracias a todos! Mucha gente ha puesto su granito de arena y nos lanzamos al ruedo mañana. Estaremos el 10,17,24 y 31 de Enero en SALA TU a las 20:30 horas y os esperamos a todos, como siempre, con una sonrisa de oreja a oreja.

Imágenes Gala de Premios de la Fundación Patrimonio Histórico de Castilla y León

Un año más nos hemos encargado de la Gala de Premios de la Fundación de Patrimonio Histórico de Castilla y León. Alfonso Mendiguchía y Patricia Estremera se encargaron de presentar la gala. ¡Os dejamos unas imágenes!

Gala de la Fundación Patrimonio Histórico de Castilla y León la foto 4 la foto 5

El valor de la palabra

Cuando la gente confunde los verbos ‘costar’ y ‘valer’ empezamos a tener un problema. Cada uno es libre de pensar y actuar como quiera. Faltaría más. Pero que no todo vale, está claro. ‘Costar’ es un verbo económico, ‘valer’ es un verbo humano. Igual que todo tiene un precio, pero no necesariamente un valor, hay cosas que tienen un gran valor –al menos para nosotros- aunque no se puedan comprar con dinero. Una de estas cosas es la palabra. El valor de la palabra.

A nosotros nos gustan los verbos humanos.  Somos así. Y a lo mejor regirse por ellos es como intentar la cuadratura del círculo… una quimera. Pero lo cierto es que en nuestro caso, persiguiendo la cuadratura del círculo nos hemos topado con un TRIANGULO que no esperábamos, la verdad. Y que vestido de círculo ha resultado ser un cuadrado de aristas afiladas. Los peores cuadrados siempre son los que van disfrazados de otras cosas. En cualquier caso, que cada uno saque las conclusiones que quiera, nosotros simplemente os contamos los hechos:

–          Hace un mes y medio nos acercamos a la Sala Triángulo para ver la posibilidad de estrenar en Madrid nuestra ‘Tierra de Nadie’ en su sala. Tras una reunión muy cordial quedan en mirar la propuesta y llamar con lo que creyeran oportuno.

–          Unos días después, tenemos una llamada de la sala dándonos tres fechas: 1, 8 y 15 de noviembre a las 22:30. Nos dan las fechas como cerradas, ni una mención del tipo ‘a lo mejor’ o ‘tal vez’… el mensaje es claro: Apuntad el 1, el 8 y el 15 de noviembre

–          Nos disponemos a organizar el mes de noviembre en torno a estas fechas YA MARCADAS. Esto implica intentar programar el resto de espectáculos que tenemos en torno a esas tres fechas, con lo que no cogemos nada que ofrezcan los viernes (obviamente) e intentamos rellenar el resto de días (viviendo de esto es lo más razonable, lógicamente).

–          Con el calendario en la mano y RESPETANDO la palabra dada de estar el 1, 8 y 15 en la Sala Triángulo, conseguimos actuaciones para los miércoles, jueves, sábados y domingos con el resto de espectáculos. Y decimos que no a un par de propuestas que tenemos de actuar esos viernes en Salamanca (es lo normal, creemos, cuando te has comprometido, aunque ofrezcan cosas económicamente más sustanciales)

–          Este viernes recibimos la primera llamada de la Sala Triángulo desde el día que nos confirman las fechas. Nos llaman para decirnos que si podemos cambiar los días FIJADOS (viernes todos ellos) a los sábados. Les decimos que no, que hemos organizado el mes en torno a los días que nos habían dado ellos y que, por tanto, ya tenemos cerradas esas fechas con otra sala y no podemos cambiarlas (HEMOS DADO NUESTRA PALABRA –no nos hace falta un contrato firmado para saber el valor de nuestra palabra- a otra sala que, obviamente, ya ha cerrado su programación contando con nosotros). Julia, la chica que nos llama en nombre de la sala, nos dice sin demasiada cordialidad que ‘vería a ver’ cómo hacerlo puesto que en diciembre ya no llevarán la sala (a veces cuando se hacen mal las cosas termina pasando esto) tras insistir varias veces en que cambiáramos nuestro acuerdo con la otra sala (parece que lo de tener apalabrado un compromiso no va con ellos).

–          El lunes vuelve a haber una llamada de Julia. El problema radica en que la Sala Triángulo quiere prorrogar un espectáculo que está en cartel porque está funcionando muy bien en taquilla y ‘poderoso caballero es don dinero’. Así que su palabra pasa definitivamente a segundo plano y su única solución es volver a insistirnos con el cambio a los sábados o que le demos más opciones. Las únicas opciones libres que tenemos en esas tres semanas son los lunes y los martes porque el resto de días ya estamos programados, salvo los viernes, que son los días pactados.  Cuelga sin decir blanco ni negro, ni arriba ni abajo ni todo lo contrario. Entendemos que nos llamará para decirnos algo…

–          Mal entendido. Dos días después, sin haber recibido llamada alguna, llamamos para saber a qué atenernos. Lo de los viernes, es decir, nuestros días, está claro que es una posibilidad que no contemplan (“Bueno, os dimos esos días, pero no hay nada firmado, así que no podéis reclamar”… esa es su respuesta: está ya claro que este TRIANGULO  es un CUADRADO disfrazado, por si quedaba alguna duda.) Lo peor es que les sorprendió nuestra llamada. Ni siquiera tenían pensado llamar. Su respuesta al descolgar el teléfono fue clara: ‘qué más queréis que os diga… si no me dais opciones…’.  Después, una breve charla para hacernos comulgar con ruedas de molino – que diría mi abuela- y fin de la conversación tras algunas perlas que pueden pasar a engrosar el gran libro de la desfachatez humana. Y fin de nuestra aventura en la Triángulo.

Evidentemente nos hacía ilusión estar programados esos días. Evidentemente es un chasco no estrenar los días que ya os habíamos anunciado. Evidentemente tenemos una sensación muy agria. Evidentemente sabemos que hay gente muy apegadas a los verbos ‘económicos’. Evidentemente sabemos que el valor de la palabra sólo depende del valor de las personas. Pero nos da rabia. Mucha. Y más cuando esto sucede en el entorno de algo que amamos tanto como el teatro. Que cada uno siga haciendo lo que quiera (al menos la Sala Triángulo cambia de manos en diciembre, cosa que, visto lo visto, ni nos extraña ni nos apena). Nosotros seguiremos intentando cuadrar el círculo, aunque seamos ingenuos. Eso sí, no nos pensamos callar ante la desfachatez. Si queremos dar valor a las palabras, no podemos permitir que el miedo enmudezca el valor de nuestra voz.

Ave María Purísima…

…Sin pecado concebida. Sí. Hoy nos confesamos. Hemos dejado de abrir facebook, instagram y demás redes sociales. No soportamos más vuestras vacaciones fotografiadas minuto a minuto.

Que si unos pies tumbados frente al mar (todo un clásico del verano); que si ahora me echo la siesta y me auto fotografío mientras duermo (cosa que hemos intentado y no logramos); que si estás comiendo patatas fritas regadas con una cerveza fresquita en el bar de tu pueblo; que si se te ha posado una mosca en la toalla y necesitas compartirlo con tus 900 contactos de facebook, cosa que nos parece muy lógica por lo insólito de la situación; que si te has comprado un bañador nuevo y necesitas sentirte cual Anita Obregón; que si las gafas de sol se han llenado de arena (nos solidarizamos contigo y si quieres hacemos fondo común para unas nuevas)…

Entendemos que necesitéis compartir este tipo de cosas, pero nos hacéis daño… ¡Comprendednos! Hemos soportado fotos de gatitos durante todo el invierno sin rechistar, ¡con la alergia que nos dan!

Pero esto ya es demasiado para tres individuos que no tienen ni un día libre en este caluroso Agosto madrileño.

Vosotros bañaos, seguid colgando fotos de playas paradisíacas y puestas de sol en calitas maravillosas…que la venganza se sirve en plato frío. Ya volveréis, ya…

No obstante, podéis redimiros del daño que nos estáis causando. ¿Cómo?

Si entre playa y playa, tenéis tiempo de visitar Madrid en Agosto, ya sabéis dónde estamos. En la Escalera de Jacob. Ayer tuvimos triplete con tres llenazos y vosotros en la playa, ignorantes de todo… ¡Ay, qué solos estamos!

Os recordamos que este verano no paramos: miércoles y jueves a las 21:00, Desnudo nadie es perfecto y a las 22:30, Manténgase a la espera. Y los domingos a las 18:00, La isla de las luciérnagas para los más pequeños de la casa.

Y por si esto os parecía poco, los viernes y sábados, abrimos la Cueva de Salamanca a las 21:00, 21:30 y 22:00 con nuestro espectáculo: Sueña que algo piedra. Os lo decimos por si las flies y por si os queda algo que contarnos cuando volváis de vuestras vacaciones.

Por no mencionar, que todo ello va regado por el Boina Tour, es decir, bolos por los pueblos en fiestas de nuestra geografía. Toda una experiencia que curte.

Somos un grupo de dementes que sigue apostando por el camino curvo.